OBTIENEN LA CORONA

Los Lakers de Los Ángeles reinan una vez más en las duelas de la NBA.

LeBron James tuvo 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias, para que los Lakers vencieran al Heat de Miami por 106-93 en el Juego 6 para capturar su título número 17 de la NBA, que empata el récord con los Celtics.

Es el primer trofeo “Larry O’Brien” de la franquicia desde que Kobe Bryant y Pau Gasol llevaron a Los Ángeles a un segundo campeonato consecutivo hace una década.

Los Lakers tomaron el control del enfrentamiento desde el principio, presionando el ritmo en un equipo del Heat de aspecto cansado, mientras los superaban por 10-0 en el contraataque durante el primer cuarto.

James fue el catalizador del ataque ofensivo de los Lakers, terminando el cuadro inicial con nueve puntos, cinco rebotes y tres asistencias mientras Los Ángeles tomaba una ventaja de 28-20 en el segundo cuarto.

Miami no pudo regresar a la competencia y Los Ángeles continuó su aluvión, con 15 puntos en la primera mitad de Kentavious Caldwell-Pope y 13 del escolta veterano Rajon Rondo. Los Lakers superaron al Heat 36-16 en el segundo cuarto, y su ventaja de 28 puntos en el medio tiempo fue la segunda más grande en la historia de las Finales de la NBA.

Bam Adebayo lideró a Miami con 25 puntos, 10 rebotes, cinco asistencias y dos bloqueos en una causa perdida. Mientras tanto, Jimmy Butler no pudo replicar sus hazañas de hace unas noches, terminando con 12 puntos, ocho asistencias y siete rebotes.

El escolta veterano Goran Dragic hizo un regreso sorpresa en el Juego 6, después de perderse los cuatro partidos anteriores debido a una fascia plantar desgarrada. Registró cinco puntos y cinco rebotes en 19 minutos desde el banquillo.