EN ESPERA DE CLASIFICACIÓN A TOKIO

(CODESON) Hermosillo, Sonora.- Un grupo de ocho deportistas sonorenses de disciplinas individuales cuenta con posibilidades de clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio aplazados para el año próximo a causa del brote de Covid-19 en el mundo.

Después de anunciarse el cambio de fecha de la cita olímpica para el 2021, hay incertidumbre en si seguirá el mismo sistema de calificación o harán algunos ajustes, independientemente de eso, los atletas de todo el mundo, incluyendo los sonorenses, continuarán su lucha por concurrir al evento japonés.

Hasta el momento la arquera Alejandra Valencia es la dueña del único boleto seguro (arco recurvo individual femenil) entre los atletas de nuestra entidad en ruta a presentarse en ese certamen; para ella sería su tercera aparición olímpica después de debutar en Londres 2012 y repetir hace cuatro años en Río 2016.

Detrás de la dos veces olímpica viene el corredor Tonatiú López quien, aunque ya dio la marca requerida en los 800 metros planos (hizo 1:45’03 y le pedían 1:45’20), necesitaba terminar en el primero o segundo sitio en el Campeonato Nacional de Primera Fuerza para refrendar su plaza, el cual fue detenido por la cuarentena.

Luego le sigue la pesista Anacarmen Torres Wong, quien antes de la pandemia ocupaba el octavo sitio del ranking internacional en su división (81 kilogramos), y en donde deberá mantenerse si quiere avanzar a los Juegos Olímpicos, pues los ubicados del lugar uno al ocho (en la halterofilia), de cada categoría, lo hacen directamente.

Con el objetivo de sumar puntos para amarrar su fichaje hacia los JJOO la sonorense iría al Campeonato Panamericano de Mayores, sin embargo la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas lo dejó pendiente, como otros torneos más, debido al coronavirus.

En su caso la karateca Pamela Contreras, de la modalidad de formas, peleaba el acudir al Preolímpico de su disciplina (en París, Francia), el cual de igual manera quedó pospuesto; en la misma situación se encuentran los boxeadores Gloria “Sirenita” Fernández y Miguel Vega, ambos dentro del equipo nacional “B” de pugilismo.

El nadador Daniel Ramírez proseguirá tras el lugar en Tokio, sobre todo en la prueba de 100 metros libres (requiere 49:40 y marca 48:58), la cual es su fuerte, y para eso contemplaba competir en un evento en Puerto Rico así como en un Serial Europeo.

Por su parte el saltador de altura Édgar Rivera no ceja en conseguir su segunda participación en Juegos Olímpicos -estuvo en Río 2016-, y después de una gran temporada en torneos bajo techo, estaba listo para iniciar los certámenes al aire libre; su marca es de 2.30 y le piden 2.33 metros para Tokio aunque también existe la oportunidad de que califique en base al ranking mundial.

Entretanto el gimnasta Kevin Cerda enfocaba sus fuerzas para ser parte del equipo nacional que asistiría al Campeonato Panamericano Senior (postergado en Utah, EEUU) de la modalidad de all around en donde México trataría de certificar una plaza olímpica.

Pasando a deportes de conjunto, varios sonorenses podrían integrarse a la novena mexicana de beisbol, que por vez primera jugará en unos Juegos Olímpicos, en tanto en el baloncesto, México posee un último cartucho en un evento internacional para “colarse” a Tokio; no descartemos la presencia de Francisco “Paco” Cruz y Diego Willis en ese seleccionado.

El mismo contexto para el futbol, pues el tricolor, con la consigna de colocarse en el camino olímpico, anunció entre sus filas a los sonorenses César Montes y Johan Vásquez, quienes alinearían con la selección azteca en el Preolímpico de Concacaf en Guadalajara, igualmente pospuesto por la contingencia sanitaria.

Por lo tanto será crucial para esos atletas sonorenses, que aspiran en llegar a los JJOO del año entrante, lo que definan en los próximos meses tanto el Comité Olímpico Internacional y las diferentes Federaciones Deportivas Internacionales de cara a Tokio.

Como dato extra es importante resaltar que la capacidad del deporte sonorense va más allá del terreno de juego al ser llamados dos sonorenses para formar parte del cuerpo de árbitros y jueces en los Juegos Olímpicos de Tokio: uno de ellos es el ampayer Jair Fernández y el otro el juez de gimnasta artística varonil, César Valenzuela, ambos designados por sus respectivas Federaciones Internacionales en base al desempeño brindado a nivel mundial.