ACARICIA MANCHESTER CITY LA CORONA

Comparte en tus redes sociales

Erling Haaland anotó dos goles para calmar los nervios del Manchester City, cuando los campeones de la Premier League vencieron al Tottenham 2-0 para dar un paso de gigante hacia un histórico cuarto título inglés consecutivo el martes.

El delantero noruego anotó un centro preciso de Kevin De Bruyne a principios de la segunda mitad para anotar el primer gol del City en el Tottenham Hotspur Stadium y anotó un penalti tardío para sellar los tres puntos.

Esto le da al equipo de Pep Guardiola dos puntos de ventaja sobre el Arsenal en la cima de la tabla y significa que la victoria en el Etihad contra el West Ham el domingo los convertirá en campeones por cuarta temporada consecutiva, independientemente del resultado de los Gunners contra el Everton.

Ningún equipo en la historia de la máxima categoría inglesa ha ganado cuatro títulos seguidos.

La derrota de los Spurs también garantiza que Aston Villa terminará en el cuarto lugar y se gana un sitio en la Liga de Campeones, uniéndose al City, Arsenal y Liverpool en la competencia de primer nivel de Europa la próxima temporada.

La preparación para el partido en el norte de Londres estuvo dominada por un feroz debate sobre si los fanáticos locales querían que su propio equipo perdiera para dejar al City en el asiento del conductor, con el Arsenal como su rival más cercano.

Los aficionados de los Spurs dejaron claro sus sentimientos hacia sus acérrimos rivales locales en los primeros minutos, con cánticos de “Levántate si odias al Arsenal” resonando por todo el estadio.

Ambos equipos se acomodaron rápidamente y los Spurs tuvieron la primera visión de portería cuando un balón de Pierre-Emile Hojbjerg encontró a Brennan Johnson por la derecha.

Johnson se enfrentó a Rodrigo Bentancur, quien desató un disparo feroz que Ederson desvió.

El portero de los Spurs, Guglielmo Vicario, detuvo el disparo de Phil Foden a corta distancia después de 15 minutos con un fuerte derechazo.

El City, que llegó al partido con una racha invicta de 21 partidos, no mostró su mejor nivel de fluidez, mientras que los Spurs lucharon por dar los toques finales a sus movimientos de ataque.

El partido se abrió hacia el final del primer tiempo, con el defensa del City Josko Gvardiol disparando por encima del larguero desde un ángulo cerrado, pero los equipos terminaron los primeros 45 minutos con solo un disparo a portería cada uno.

Comparte en tus redes sociales