TOMAN VENTAJA DE TRES A UNO

Comparte en tus redes sociales

Cleveland, Ohio.- Incluso cuando se supone que es algo fácil, los Boston Celtics tienen una manera extraña de poner las cosas difíciles.

El lunes por la noche, casi tropezaron contra un equipo de Cleveland superado.

Jayson Tatum anotó 33 puntos con LeBron James mirando desde un asiento en la cancha y los Celtics vencieron a los Cavaliers por 109-102 en el cuarto juego para tomar una ventaja de 3-1 en su serie de semifinales de la Conferencia Este.

Jaylen Brown añadió 27 para los Celtics, que pueden eliminar a Cleveland con una victoria en el Juego 5 el miércoles por la noche en casa.

El sexto juego, de ser necesario, regresaría a Rocket Mortgage Field House el viernes.

Los Cavs estuvieron al borde de la eliminación con dos de los mejores jugadores vestidos de calle en el banquillo, mientras Donovan Mitchell (pantorrilla) y Jarrett Allen (costillas) se quedaron fuera por lesiones. Su situación futura es incierta.

No fue nada nuevo para un equipo de Cleveland que tuvo que lidiar con lesiones durante toda la temporada, pero fue un gran pedido para los Cavs intentar sobrevivir sin Mitchell, su base All-Star que ha llevado la carga ofensiva durante toda la postemporada, o Allen, su líder reboteador.

Aun así, los Cavs dieron a los Celtics, primeros preclasificados y que han mostrado una tendencia a relajarse en el momento equivocado, todo lo que pudieron manejar.

Tatum tuvo su segunda buena actuación consecutiva, sumó 11 rebotes y cinco asistencias. Jrue Holiday anotó 16 puntos para Boston, que mejoró su marca a 4-0 fuera de casa en la postemporada.

Darius Garland anotó 30, Evan Mobley y Caris LeVert 19 puntos, cada uno, para los Cavs, que se mantuvieron conectados con los Celtics y sólo estaban abajo por 10 al llegar al cuarto.

Boston subió 15 con un tiro en salto de Brown, pero Cleveland respondió con una racha de 10-2 cuando Garland y Dean Wade anotaron triples.

Los Cavs todavía estaban 102-97 cuando Max Strus falló un triple que habría ejercido una inmensa presión sobre los Celtics, pero Brown enterró un triple, después de chocar con el oficial Tyler Ford, con 1:08 restantes para darle a Boston un respiro.

Brown dijo que Ford casi le cuesta caro a los Celtics al interponerse en su camino.

Los Cavs sintieron que la discrepancia en la línea de tiros libres (Boston intentó 24 tiros libres frente a siete de Cleveland) fue un elemento importante.

James, quien jugó 11 temporadas en dos períodos separados para Cleveland, estaba de regreso en su antiguo estadio local, una visita que seguramente generará especulaciones sobre dónde podría jugar a continuación.

El líder anotador de la NBA puede rescindir su contrato con Los Angeles Lakers este verano, y James ha dicho que no ha tomado ninguna decisión firme.

El hombre, de 39 años, se sentó frente al banco de Boston, entre su esposa, Savannah, y el agente Rich Paul. James recibió una monstruosa ovación del público de Cleveland cuando apareció en la pantalla gigante durante un tiempo muerto en el primer cuarto.

Comparte en tus redes sociales