GASTARÁN UNA MILLONADA

Los Warriors de Golden State están intentando abrir el Chase Center la próxima temporada y permitir que el 50% de la capacidad de la arena se llene de fanáticos.

El propietario del equipo, Joe Lacob, dijo que la propuesta del club, conocida como “Operación DubNation”, implica pagar hasta $30 millones para garantizar que los fanáticos, jugadores y empleados de los Warriors se sometan a pruebas rápidas de PCR para el coronavirus antes de cada partido en casa.

También se requeriría que las personas usen máscaras y practiquen el distanciamiento social dentro del lugar.

El plan ha estado en proceso desde que la liga suspendió inicialmente el juego debido a la pandemia del 11 de marzo.

“No puedes sostener está liga sin fanáticos. Puedes hacerlo por un año. Todos nos las arreglaremos por un año”, dijo Lacob, según Ramona Shelburne, de ESPN.

“Pero supongamos que estamos en está situación el próximo año. Ahora estamos hablando de un daño financiero serio, serio para mucha gente”, dijo.

Lacob insistió en que la existencia de la NBA se vería amenazada si los fanáticos no pueden asistir a los juegos durante varios años.

“Quiero que la gente entienda que los Warriors no están tratando de ganar más dinero”, dijo Lacob.

“Sí, estamos tratando de conseguir fans y obtener ingresos, pero estoy tratando de establecer un estándar. Estoy tratando de mostrarle al mundo cómo se puede hacer esto de manera segura”, indicó.

Además de las pruebas de PCR, que tienen una precisión de casi el 99%, el Chase Center utilizaría un sistema de filtrado de aire de primer nivel durante los juegos.

Si bien la NBA introdujo recientemente pautas que permiten una asistencia limitada en mercados selectos, California actualmente restringe la participación de los fanáticos en eventos deportivos.

Lacob espera que su plan eventualmente obtenga la aprobación de los funcionarios de salud estatales y municipales, pidiendo la oportunidad de “dejarnos probar el concepto”.